Mantenimiento

El funcionamiento correcto del sistema de suspensión ayuda a mantener el agarre o la estabilidad del vehículo sobre el terreno, el correcto funcionamiento del sistema de suspensión depende en buena manera del uso que se le de y las medidas de mantenimiento que se le aplique. Un sistema de suspensión mal cuidado puede hacer que un vehículo salga del camino por muy nuevos que estén los neumáticos.

Actualmente el diseño de los componentes del sistema a evolucionado para ser de mínimo mantenimiento, sin embargo es posible que se requiera reemplazar componentes de vida útil limitada como los amortiguadores, juntas y los resortes. Normalmente el desgaste del sistema no viene dado por la rotura de los muelles que ocurre en algunas ocasiones si no por el envejecimiento progresivo de los amortiguadores. Cuando los amortiguadores están gastados el fluido pasa rápidamente de una cámara a otra, el muelle bota y rebota haciendo muy difícil que se mantenga el agarre.

Se recomienda el reemplazo por piezas originales o que sean aprobadas por el fabricante, si el uso de componentes genéricos o adaptados suelen comprometer la estabilidad del vehículo en diferentes condiciones de manejo, también es recomendable realizarle una revisión al sistema de suspensión mínimo cada seis meses.